EL ABSOLUTISMO MONÁRQUICO

Por Diego Rojas G.

EL ABSOLUTISMO MONÁRQUICO, CONSTRUCCIÓN DE SU DEFINICIÓN                   .

A continuación en este capítulo, se definirá el concepto que  forma parte  de la Investigación, acerca de ¿qué es Absolutismo Monárquico?  Dentro de las definiciones que más se encuentran en los libros podemos resumir que Absolutismo hace referencia a un tipo de gobierno Monárquico en donde todo el poder político se centra en las manos del monarca, controlando y regulando todos los asuntos del estado sin que   nadie pueda limitar su poder, generando una manera déspota de  dirigir el gobierno. Sin embargo, este concepto se va construyendo a medida de aportes teóricos que hacen algunos autores sobre el Estado, quien y como  debe ser gobernado.

I-1 Bases Teóricas del Absolutismo

La conformación de la Monarquía Absoluta está sustentada en parte gracias a varios autores que durante los siglos XV, XVI  a través de sus postulados van a justificar el poder total de los monarcas y como estos deben ejercer su cargo, denominados también como príncipes. En cuanto  al  poder del soberano     destaca el Italiano Nicolás Maquiavelo[1] (1469-1527) en su obra el  Príncipe menciona  el deber de un príncipe  que  es la de mantener su poder  y la seguridad de su país, usando los medios necesarios para lograrlo, y también la justificación misma de que exista  un principado  directamente  para evitar que haya un estado de anarquía Jean Bodin (1530-1596) establece que:

La soberanía es el poder absoluto y perpetuo de la República (…). La soberanía no es limitada ni en poder, ni en responsabilidad, ni en tiempo (…). Es necesario que quienes son soberanos no estén de ningún modo sometidos al imperio de otro y pueden dar ley a los súbditos y anular o enmendar las leyes inútiles (…)[2]    jean Bodin es el primero en la historia  En definir la soberanía  como aquel poder absoluto   que  es una herramienta esencial en la configuración  de los gobiernos, los estados, que sirven para  gobernar la sociedad. Otra  de las bases teóricas es el derecho divino, derecho  primordial que acudirán los monarcas para justificar su actos, donde el poder de los reyes proviene de un origen divino, directamente de Dios. Dentro de este postulado nos encontramos con una  afirmación

 “Dios establece a los reyes, como sus  ministros, y gobierna los pueblos por su intermedio. Ya hemos visto que  el poder viene de Dios (…) Si Hacéis el mal, temblad porque no en vano él tiene la espada y es ministro de Dios, vengador de malas acciones (…), De todo esto se deduce que la persona de los reyes es sagrada y que es sacrilegio atentar en su contra (…) son sagrados por su cargo, como representantes de la majestad divina (…)”[3]

en este postulado claramente el soberano es el representante de la divinidad en la tierra, por lo tanto solo será a Dios al que  los reyes responsablemente deberán rendir cuenta ante el por sus actos, lo que significa que no puede ser juzgado por las personas terrenales   dándoles un estatus casi divino, y teniendo el derecho  de ser reverenciado por sus súbditos. de  Jacques Bossuet (1627 – 1704) quien decía que el poder de los reyes provenía de la voluntad divina:

También importante de mencionar es a Thomas Hobbes (1588- 1596) autor del Leviatán quien defiende  la monarquía de los reyes como el  mejor sistema de gobierno y la razón de la existencia del estado, pero rechaza el origen divino,  Hobbes con respecto al poder absoluto de los reyes afirma que :

“La  única vía para construir ese poder apto para la defensa contra la invasión extranjera y las ofensas ajenas, garantía de que su propia acción  y por los frutos de la tierra los hombres puedan alimentarse y satisfacerse, es dotar de todo poder y la fuerza a un hombre o asamblea de hombres (…) esto implica una unidad concreta de todo en una sola persona, instituida mediante un pacto de cada individuo con los demás, tal como si cada uno dijera a todos: autorizo y transmito a este hombre o asamblea de hombres  el derecho que me asiste de gobernarme a mí mismo, a condición de que vosotros transmitáis también a él igual derecho y autoricéis  si actos de igual forma (…) En esto radica la  esencia del Estado, que puede definirse como sigue: persona resultante de los actos  de una gran multitud que, por pactos mutuos, la instituyó con el fin  de que  esté en  condiciones de emplear la fuerza y los medios de todos, cuando y como lo repute oportuno, para asegurar la paz y la defensa comunes.  Esta persona se denomina soberano y su poder es soberano; cada uno de los que lo rodean es su súbdito.”[5]  

En la cita anterior queda claro que  los gobernados en este caso el pueblo deban renunciar a sus libertades y derechos para cederlos a través de un pacto a un ente, quien los gobierne y vele por su total  bienestar,  en el fondo es   importante la existencia entonces de un soberano fuerte con autoridad que riga a través del estado  evitando así un colapso o destrucción.

Orígenes y características de los Estados Absolutos

 I.2  las causas que dieron origen al absolutismo

       Ya a fines de la edad media, en Europa el poder monárquico de los reyes se comenzó a fortalecer  permitiendo generar un orden que se había fragmentado en la edad media. En los   tiempos modernos  se comenzará  a construir  Unidades Territoriales de carácter monárquico autoritario ya que  el absolutismo se vendrá preparando desde fines de la edad media a través de diferentes causas, aparte de las ideas teóricas están otras que son:   la decadencia del Feudalismo, el apoyo de la burguesía a los reyes, la influencia del derecho romano, impuestos y ejércitos permanentes.

La primera que es la Decadencia del Feudalismo,  poco después de la cruzadas el sistema feudal comenzó a debilitarse paulatinamente, mientras que la clase burguesa se enriquecía  y compraba a los señores feudales el derecho a gobernarse con autonomía,  los reyes vieron la oportunidad de  imponerse  y recobrar el poder limitado  por  el feudalismo. En segundo lugar está el apoyo que le da la burguesía a los reyes,  la  burguesía por ser clase de tipo comerciante,  requería que dentro de los países existiera un orden público, que les permitiera desarrollar sus prácticas como comerciantes y quienes podían darle solución a esa necesidad eran los reyes, por eso lo burgueses prestaron dinero y fuerza militar, (solados) a los monarcas para su lucha contra los señores feudales.

En tercer lugar la influencia del derecho romano, aquellas leyes romanas  que fueron usadas durante el gran imperio, fueron reestudiadas y desarrolladas  principalmente en Francia e Italia, al compararse estas leyes con las vigentes se dieron  un incentivo de volver hacer usadas, tal como los antiguos emperadores romanos que eran de hechos absolutos en cuanto a su forma de dirigir y controlar el imperio, estas leyes decían que la voluntad del soberano tiene una fuerza de ley  principio absolutista del derecho romano que  será usado por los reyes en sus propósitos.

Y por último los impuestos y ejércitos permanentes a fines de la edad medieval lo reyes cobraban impuestos  con el fin de obtener recursos suficientes  para la creación de ejércitos permanentes a diferencia de los mercenarios de los tiempos feudales,  poderosos ejércitos que le brindaran la fuerza necesaria para imponer sus gobiernos.

I.3 Caracteres de los estados absolutos, de una monarquía nacional a una Absoluta

     De manera breve   ya a inicios  del XV período de tránsito entre el mundo medieval hacia el moderno se desarrollará la configuración del “estado moderno” como una unidad territorial totalmente delimitada geográficamente, con un poder centralizado a través de las manos del monarca, quien emplea un cuerpo administrativo y un ejército permanente para gobernar.

Hacia el siglo XVI  esta evolución dio paso a la  consolidación de las monarquías  de carácter absoluto en gran parte de Europa,  en resumen  las características generales ahora  de los estados absolutos, serán: un poder vitalicio y hereditario del monarca,  una administración estatal centralizada, la formación de un ejército profesional,   sometimiento de la iglesia y de la nobleza,  y  finalmente el poder totalizante que tendrá el rey para dirigir el estado.  Finalmente en  el primer capítulo  se trató el  concepto de absolutismo como aquel sistema dominante en la Europa occidental  en el siglo XVI y desarrollado en su máximo esplendor en siglo XVII, junto con las bases teóricas que le dieron el sustento  se mencionaron sus causas y características de los gobiernos estatales  absolutos

A continuación   un  breve mapa conceptual que explica  en resumen el origen y características del poder Absolutista que emanan  los reyes.

monarquia absoluta2

El  defensor del fortalecimiento del Poder Monárquico, Richelieu

Kardinaal_de_Richelieu

Imposible de no nombrar al Cardenal  Armand-Jean du Plessis de  Richelieu, más conocido  simplemente como Richelieu, nacido el 9 de septiembre, París –  4 de Diciembre 1642, Será Ministro del Rey Luis XIII “el justo” durante los años de 1624 – 1642,  su figura notable presenta a  un hábil hombre que empleará políticas centralizadoras en el reino francés, sus esfuerzos estarán abocados en devolverle el prestigio y robustecimiento de  la monarquía  en las manos de su amo.      Muy criticado por algunos historiadores  que ven en el cardenal- ministro una forma autoritaria y déspota de dirigir su gobierno ministerial, pero que sin embargo, transformará a Francia en una gran potencia.  

A continuación  Se resumen en tres aspectos el programa de gobierno que empleará: 1 la organización  de la administración y centralización del gobierno, 2 la lucha contra la nobleza, 3  la ruina del partido protestante hugonote y 4 destrucción de los Habsburgo

En cuanto al primer punto la organización de la administración y centralización del gobierno, Richelieu actuó “centralizando el gobierno a través de las intendencias al frente de  Las cuales colocó  a miembros  de la burguesía. Disciplinó  el sistema de recaudación de fondos logrando enriquecer las arcas reales.”[6] En el segundo aspecto el Cardenal  luchó  para el sometimiento de la nobleza, fue una lucha larga y constante  donde uso la fuerza para desbaratar  conspiraciones y revueltas permitiendo poner a los nobles bajo el juicio de su ley.  El  tercer punto era el de arruinar el partido protestante,  según el cual  no estaba de acuerdo que un estado hugonote protestante estuviera dentro de la monarquía francesa, “estado dentro de un estado” por lo que  abolió los privilegios que se habían ganado los protestantes  a través del  edicto de Nantes durante el reinado de Enrique IV, logró así someterlos donde solo podían emitir su libertad de culto, pero en cuanto a  los derechos políticos, civiles y militares estaban totalmente excluidos.  Su gran triunfo sería la toma de la Rochelle 1628 último bastión  de los protestante, su triunfo le traería la confianza de su amo.

Y finalmente el cuarto objetivo de su programa,  la destrucción de la casa de Austria, convirtiendo a Francia en la mayor potencia dominante de Europa  y a su vez darle al estado francés sus fronteras naturales  al  este del Rhin,  para eso emprendió una batalla junto con aliados como Suecia y otras naciones que terminan por derrotar  a los Habsburgo de Austria dejando a Alemania dividida en varios estados.

Al morir el rey Luis XIII meses después  de Richelieu este último quien fuera su ministro, quedó en el trono su hijo Luis XIV,  al ser un niño solamente, el testamento de su padre dejaba la regencia del reino  a la reina madre, Ana de Austria quien a poco tiempo después de la muerte del rey  designó como jefe del consejo real al Cardenal Mazarino[7], un principal agente  y admirador de la políticas de Richelieu

Finalmente su legado sera clave en  la  formación  de:  una nación  con un fuerte cimiento territorial, e  independiente que será dirigida por una monarquía  absoluta representada por su máximo ejecutor de este sistema, el futuro Rey de Francia,Luis IV apodado el Rey sol .

La Monarquía Absoluta de Luis XIV , el Rey sol

400PX-~1

(Un Interesante personaje,  a quien  en la historia de Francia se le atribuye el ejemplo máximo del sistema monárquico absolutista y a la vez la consolidación de los estados modernos del antiguo régimen.)

      A la muerte de Mazarino en 1661, se inciaría  el gobierno más poderoso  de la época nos referimos al de Luis XIV,  (nacido en 1638) no nombrará a un nuevo primer ministro,  por  lo  que  desde en adelante   se encargará  en persona de resolver y controlar toda y cada una de las decisiones a tomar dentro del estado. Como lo menciona en su siguiente discurso ante el parlamento:

 “El poder soberano nada más recae en mi persona; nada más es por mí que los tribunales existen y tienen autoridad, y como que ellos ejercen en nombre mío, su uso nunca puede volverse contra mí; el poder Legislativo es únicamente mío, sin ninguna dependencia ni ninguna partición (…); el orden público completo emana de mí, y los derechos y los intereses de mi nación (…) descansan en mis manos.”[8] Por tanto,  en su discurso defiende y refirma el  carácter absoluto que posee la Monarquía ahora bajo su mandato lo que  termina por transformarse en un ser omnipotente y absoluto  concentrando todos esto atributos, sumándola en su célebre frase del “El estado soy yo” frase  que afirma su autoridad soberana, reguladora y controladora  de todas la directrices  del Estado.

Este monarca al asumir todo el gobierno se enfrentó a una Francia subyugada por crisis económicas, una sensible política y una sociedad re quebradiza, por lo que de inmediato comenzó  a tomar  acciones para fortalecer su reino y una rápida necesidad de hacerse obedecer.  Aquellas acciones fueron las siguientes: primero la de reestructurar un aparato administrativo centralizado  el cual el rey consideraba poner hombres fuertes a su servicio sin desobedecerle,  segundo someter a la nobleza ya que  algunos cargos  desempeñados por los grandes  nobles, mantenían sus  puestos afirmando que  era un derecho y que por lo tanto  podían criticar y no seguir directamente los deseos del monarca, Luis resolvió este asunto donde:

“en las memorias oficiales de la sesión del consejo del 9 de marzo de 1661 indican que el rey convocó  a todos aquellos a los que llamaba de ordinario, y los despidió muy cortésmente con la declaración de que, cuando tuviera necesidad de sus buenos consejos, los llamaría”[9]

      La cita de arriba hace entender que el rey no usará casi nunca los servicios de  ellos ya que, las decisiones   estarán acaparadas en el aunque se rodeará de un séquito grupo de consejeros de confianza. (Las razones principales por las que frenará  y controlará a la nobleza sera para evitar un episodio antiguo que el rey vivió cuando niño una rebelión  de los nobles y cuerpos del alto cargo administrativo  hecho llamado la fronda.)

En materia Judicial y religiosa acrecentó los poderes en el, actuando como juez y magistrado a la vez, y en la iglesia a través del Edicto de Fontainebleau ,1685 suprimió el culto libre de los protestantes y  les  prohibió ejercer su doctrina religiosa, lo que facilitó el control de ellos. También en materia económica durante el siglo XVII   fue la época del Mercantilismo[10], la cual señalaba la forma en la que los estados debían enriquecerse y con qué propósitos,  uno de los precursores de  esta materia será el destacado  Jean Colbert[11]quien fue ministro de hacienda de Luis XIV, una de las personas más cercanas y de confianza del rey, sus hábiles políticas estarán marcadas en  fortalecer a Francia  no  solo en materia económica sino productivas,  vías de comunicación y transporte, militares,  y  principalmente en el área naval.

Otro aspecto del gobierno que emanó Luis XIV fue su apoyo a  la cultura, reguló la parte intelectual protegió las artes y letras, en materia  arquitectónica  la más importante es  su gran obra el palacio  de Versalles alejado de París, es  famoso hasta hoy en día por su rica gama arquitectónica expresado en el barroco. Sin embargo, aparte de ser un lugar con espléndidos jardines y salones donde se celebraban actos culturales y fiestas, también sirvió como su  centro neurálgico de mando y con el fin de controlar a la nobleza manteniéndola cerca de su vista.

El Palacio de Versalles estaba compuesto por  su cuerpo administrativo, funcionarios públicos, sirvientes y su corte entera residía  en el palacio  sumado con un gran contingente de guardias,  transformó a este lugar en el símbolo máximo de su autoridad real.

III.3  La divinidad de Luis XIV como fuente de su poder máximo

       Desde que Luis era un pequeño y través de los legados  de  Richelieu  y la teoría  en cuanto al derecho divino del  monarca,  se vería reflejado  en este joven príncipe haciéndole entender que  él era una forma de semidiós en la Tierra, por  tanto se le forjó en su mente la idea  de que era  alguien diferente a los demás ya que su figura había sido elegida por Dios para  gobernar, por lo que al ser un representante del poder de Dios en la tierra,  Luis  hizo  del derecho divino su excusa formidable para adueñarse del poder en sus manos, dándole la facultad de controlar y decidir  todos los aspecto de la  vida de sus súbditos

Su orgullo  máximo fue  la  imagen   divina  que  el proyectaba,  le concedió incluso usar el sol como  emblema resplandeciente, dándole el apodo de Rey sol, lo que originó el culto de la majestad real, donde cada acto ordinario de su vida era venerado a través de ceremonias y reverencias a su imagen. En materia exterior amplio los territorios de Francia, destacando su intervención en tres guerras importantes, la guerra de holanda,  la guerra de los nueve años  y la guerra de sucesión  esta última, logrando poner en el trono de  España  a un miembro de la casa de Borbón,  a su nieto  Philippe de Bourbon, duque de Anjou a  quien mas tarde se proclamaría con el nombre de Felipe V.

Finalmente la forma pomposa con la cual Luis XIV proyectó su imagen, y el gasto despampanante  como la  construcción del palacio de Versalles,  producirá un descontento en la sociedad, principalmente en la burguesía, además de  su agresiva política exterior teniendo en cuenta que “no fue la diplomacia sino el ejército el instrumento de excelencia de la política exterior de Luis XIV”.  Le permitirá lograr grandes victorias, pero a costa de alto gastos financieros que tirarán por el suelo las políticas de Colbert, empezará a llevar a Francia a futuras crisis económicas, sociales y políticas.

Al morir este gran monarca en el año, 1715 sus  sucesores no podrán solventar la serie de problemas que se producirán terminando por  desprestigiar la monarquía absoluta,  y  siendo cuestionada duramente como sistema de gobierno, con la muerte de este gran Rey, considerado por Voltaire como el siglo de Luis XIV,  se pondrá fin a la gran era de Francia.

Análisis de Imagen Luis XIV, representante máximo del absolutismo

Por medio de la aplicación de Thinglink, podrás conocer las características que hacen alusión al cuadro pintado por Hyacinthe Rihaud en 1701, donde retrata la figura del rey de Francia Luis XIV. Un cuadro que no solamente enmarca a este personaje como el máximo  representante del sistema monárquico absolutista en la dirección del estado sino también, el gran siglo que vivió Francia.

( has clic en la imagen de abajo)

captura-de-pantalla-completa-13-10-2012-190807

YA en el siglo XVI se puede apreciar en el mapa de abajo,  la conformación de las principales Monarquías absolutas en Europa   que  se estaban consolidando, o entrando a su fase de desarrollo. Si bien,  Francia será uno de los principales representantes de  este sistema de gobierno, no triunfará en toda Europa como fue el caso del Reino Unido, donde el rechazo a esta monarquía absoluta conllevará al desarrollo de un sistema capaz de  limitar el poder del rey y los abusos que conlleva la concentración  del poder en una sola persona, denominándola monarquía constitucional.

[1] Nicolás Maquiavelo en su obra el príncipe, desarrolla una política realista, es  él quien emplea por primera vez el concepto de estado, (status) como estructura de gobierno encargada de generar orden, son los príncipes entonces los encargados de generar un poder absoluto capaz de acabar la corrupción  política y los conflicto internos del estado, a través del uso de cualquier método incluso llegando a usar la mentira para lograrlo [2] Jean Bodin, Los seis libros de la República, 1576 [3] Jacques Bossuet, Políticas extraída de las propias palabras de la sagrada escritura, 1682 Jacques Benigne Bossuet (1627-17049 fué un clérigo y pensador Francés  quien es el que más se aproxima a la idea de monarquía absoluta que imperara en Francia durante el siglo XVII, representado en su máximo exponente Luis XIV[4] Jean Bodin, Los seis libros de la República, 1576 [5] Thomas Hobbes, Leviatán, Aliansa, Madrid, 1989. Adaptación El Leviatán es una obra del autor Tomás Hobbes, un pensador y filósofo inglés  quien aparte de defender la monarquía, recoge en su obra la búsqueda de la felicidad personal del hombre, quien termina moviendo a los hombres en sus acciones, llevándolos a enfrentarse mutuamente, el leviatán es un monstruo asociado al estado ideal que debe ser creado para generar el orden. [6]  Juan A. Butinza – Gabriel A. Ribas, Edad Moderna y Contemporánea, Buenos Aires, Argentina, 1973, pág. 83 [7]  Giulio Mazarino, (1602- 1661) más conocido como el Cardenal Mazarino, fue un italiano de una cuna humilde, quien pertenecía a la carrera diplomática  y pasó al servicio del papa al del rey de Francia, Richelieu  le hizo alcanzar la dignidad de cardenal, su hábiles capacidades diplomáticas le permitieron alcanzar el cargo de Ministro de Francia. [8]  Luis XIV, Discurso Pronunciado ante el parlamento  de París, Francia, 1661 [9] Charles Blitzer, la era de los reyes, editorial ediciones culturales internacionales, Granada, México, 2004, pág. 56 [10] El mercantilismo, se basaba en que  la riqueza de un país dependía de la cantidad de metales preciosos, oro y plata que  permitía acumular; manteniendo una balanza comercial positiva ese decir exportando más de lo que se importaba. Para eso era necesario que el país  produjera mas bienes a fin de favorecer el comercio, aumentando las exportaciones,  y los impuestos en las importaciones [11]  Jean Colbert (1619 – 1683 ), hijo de un trabajador comerciante, su arduo trabajo le dio merecedor de la inspiración del monarca quien lo dejo a cargo del comercio del estado, la marina, la agricultura, las colonias, los trabajos públicos y las finanzas; su política mercantilista  imposibilitó que salieran dineros  de  Francia, por lo cual creó numerosas fábricas manufactureras reales.

Anuncios